Las embarazadas que lleguen a la 24ª semana de gestación antes de que termine el crucero, podrán realizarlo, siempre y cuando tengan un certificado firmado por el especialista que declare que están en condiciones de realizar el viaje (el número de semanas puede variar en función de la naviera ).


La naviera no se hace responsable de cualquier consecuencia que pueda derivar de la incapacidad del pasajero para viajar, tanto si se ha declarado como si no. La pasajera no tiene derecho a ninguna indemnización ni reembolso en caso de que no pueda iniciar o continuar el viaje por causa de su propia incapacidad.